Image Image Image Image Image Image

cultivar

08

ene

¿Qué cultivar este mes? La patata

  • Por Restaurante Coconut

La patata:

La Siembra:

        Necesitas:

  • un cubo de unos 50 cm de diámetro
  • tres papas pequeñas (de unos 7 cm de largo)
  • composta o tierra
  1. Diez días antes de sembrar, pon las papas en un lugar cálido donde reciban mucha luz, para que empiecen a salirles brotes.
  2. Una vez que los brotes están fuertes y duros, perfora en el cubo un hoyo para drenar y llénalo a dos terceras partes de su capacidad de composta o tierra.
  3. Coloca las papas-semillas dentro de esa tierra, con los brotes hacia arriba. Y después llena el cubo casi hasta el borde con más composta o tierra.
  4. Coloca el cubo sobre unos ladrillos para que pueda drenarse, en un lugar donde reciba una cantidad razonable de luz. La temperatura ideal es de 10° a 15°C.

El cultivo:

Puedes cultivar papas en tu casa, afuera, en un invernadero, o comenzar dentro de la casa y luego sacarlas al exterior cuando el tiempo se hace más cálido.

En interior: Coloca el cubo donde reciba la mayor cantidad posible de luz. Gíralo con frecuencia, para que la planta crezca derecha, y mantén húmeda la tierra.

En exterior: Siembra tus papas donde le dé mucha luz o sólo durante una parte del día. Si prevés que vaya a helar, mete las plantas al interior o protégelas con un plástico, una cobija o con paja.

En invernadero: Si está helando, cierra todas las ventanas. Si hace mucho sol, asegúrate que el invernadero esté bien ventilado y que no se caliente demasiado.

  1. Una vez que las has sembrado, las papas pasarán por diferentes etapas. Primero les crecerán las raíces, después los tallos y las hojas, y al final las flores y los tubérculos.
  2. Pon más tierra alrededor de la base de las plantas en dos o tres ocasiones durante su crecimiento. Mantenlas bien regadas, sobre todo cuando comienzan a florecer. El suelo debe estar húmedo y no seco. Pero no hay que regar demasiado porque se llenan de moho las hojas. Lo mejor es regar la planta cada dos o tres días.
  3. Para obtener papas más grandes, quítale a la planta todas las flores que le salen.
  4. Cuando las hojas de la planta se hacen amarillas y comienzan a marchitarse, deja de regarla. Después de dos o tres semanas, los tubérculos serán papas pequeñas que ya se pueden cosechar. Para obtener papas más grandes, hay que esperar otras cuatro o seis semanas.

Si las hojas de tu planta tienen moho, podrían tener una infección de bacterias u hongos. Si te parece que tu planta está infectada, deséchala en un bote de basura o entiérrala.

La cosecha:

  1. Vea nuestro vídeo en Cosecha de papas.
  2. Para cosechar y manipular tus papas, ponte guantes o lávate muy bien las manos después de hacerlo.
  3. Cosecha cuando el tiempo es seco. Afloja con suavidad la tierra y mete la mano bajo la planta para sacar los tubérculos más grandes. Puedes dejar los más chicos en la tierra para que sigan creciendo.
  4. Si quieres almacenar tus papas, déjalas secar sobre la tierra y al sol durante una hora.
  5. Guarda tus papas en un estante, en un lugar fresco, oscuro, seco y bien ventilado. Si las papas están bien secas al almacenarlas, pueden durar hasta seis meses.

05

dic

¿Qué cultivar este mes? El Haba

  • Por Restaurante Coconut

EL HABA (Vicia faba):

Cultivo:

La planta de la haba puede crecer en casi cualquier suelo si se le aplica compost, pero prefiere suelos arcillosos.

Si el invierno no es muy duro ( sólo algunas pequeñas heladas), se pueden plantar las habas en otoño y cosechar en primavera, pero si el invierno es duro (muchas heladas o nieve constante) es preferible plantar las habas muy temprano en primavera para cosechar a fines de primavera o a principios de verano.
Las habas se plantan directamente en el huerto o macetero definitivo. Se recomienda dejar remojando las semillas en aguas durante 24 horas, esto para ablandar la semilla y facilitar la salida de la pequeña planta.

La planta de la haba no necesita mucha agua, basta con regarla 2 o 3 veces a la semana.

Propiedades nutricionales:

Como en todas las leguminosas, las habas tienen un contenido elevado de proteinas si comparamos con las otras hortalizas. También es destacable el contenido en calcio, fibra y vitaminas B1 y B2.

Se dice que sus flores tienen propiedades antidiuréticas, depurativas y antireumàticas. El consumo de habas ayuda a bajar los niveles de colesterol.

Se cocinan cocidas al vapor o hervidas. Pueden acompanyar otras verduras o carnes en guisos. El haba seca es ligeramente indigesta y se debe poner en remojo y cocerla bien para evitar problemas estomacales.

Las habas tienen fama de provocar pesadillas si se comen en la noche. Antiguamente se pensava que las almas de los muertos vivian dentro de las habas y por eso no dejaban dormir con tranquilidad.